fbpx
Usamos cookies para asegurarnos de que tenga una mejor experiencia en el sitio. Utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte el Cookie Policy. Se prosegui nella navigazione acconsenti all’utilizzo dei cookie.
 

 

El proyecto Schönbrothof, en el valle de Pustertal, demuestra una vez más que una casa de madera armoniza perfectamente con otros materiales, como el vidrio y el hormigón. El Schönbrothof ya es propiedad de la quinta generación de la familia Rubner. El edificio de tres plantas se completó en mayo de 2018. A pesar de una estructura clara y angulosa, fascina con sofisticadas incisiones entre las dos plantas, un inteligente juego de niveles y una fachada de alerce dejada en un color natural. En 2020, este proyecto ganó el “German design Award”. Para conservar el color natural de la fachada de alerce a largo plazo, se utilizó una estructura de revestimiento premiada por la Holzforschung Austria.